CASTELLANO | ENGLISH

ADEV - The Association of Businesses and Entrepreneurs of Valdegovía

Valdegovia seduces

1882 Parlamentarios

Corría el año 1995 cuando decidí desplazarme a Irlanda a mejorar mi incipiente inglés viviendo con una familia irlandesa al sur de Dublín. Había muchas cosas que me sorprendieron, y algunas de ellas tienen su interés para reflexionar sobre la calidad de nuestra democracia en estos momentos de elecciones y partidos. La cuestión es que una tarde lluviosa de febrero de 1995 se presentó en el domicilio de la familia el diputado de distrito para interesarse sobre los problemas del barrio y charlar sobre política general. Mi sorpresa fue mayúscula ¿qué hace un diputado en casa de una modesta familia del sur de Dublín? Tan pronto como nuestro diputado se marchó pregunté a la familia sobre el motivo de aquella visita. Su respuesta fue sorprendente: - es el diputado de distrito y es normal que se interese por los problemas de sus votantes, me respondieron.



El sistema electoral irlandés al igual que el británico hace que en cada circunscripción electoral se elija a un solo diputado, que se denomina de distrito. El diputado con mayor número de votos es elegido en detrimento del resto. Se trata de un sistema mayoritario de circunscripción única. Ese diputado suele tener una oficina del diputado en el distrito y allí atiende a los ciudadanos unos determinados días a la semana. En definitiva, la personalidad del candidato suele ser más importante, incluso que el partido político al que pertenece y su compromiso con los electores es evidente porque de lo contrario no será elegido en próximas elecciones. En conclusión, se trata de atender al votante más que al aparato del partido.



Hace unos días, con motivo de las Elecciones Generales, me puse a reflexionar sobre el número de parlamentarios en España y la presencia y compromiso real de los mismos con los territorios donde son elegidos. La cifra de parlamentarios asciende a 1882 considerando las Cortes Generales, los parlamentos autonómicos y los 54 parlamentarios españoles en el Parlamento europeo. A eso deberíamos sumar los junteros y diputados provinciales, unos 1225 más, con lo que el cuerpo legislativo español se acerca a las 3200 personas. ¿Es necesario un número tan alto de legisladores?



Es significativo que un país de menos de 44 millones de habitantes se pueda permitir el lujo de disponer de un cuerpo de legisladores de tamaña magnitud. Si comparamos estas cifras con países de nuestro entorno la inflación democrática en España es dantesca. Dejando a parte el costo del este peculiar ejército de sabios con bolígrafo, con sus secretarias, coches oficiales y demás beneficios, lo que me sorprende es que su servilismo a las ejecutivas de los partidos contrasta con su desaparición del territorio una vez que son elegidos. Ya lo dijo un famoso político profesional “el que se mueve no sale en la foto” y vaya que lo han entendido nuestros representantes que han transformado nuestra democracia en una pusilánime ejecutivocracia. Todo el poder en las manos de las ejecutivas de los partidos.



No es de extrañar que con tanto legislador la maraña de normas, leyes y reglamentos sea terrible. Llegamos al absurdo que una misma cosa puede tener un tratamiento diferente dependiendo si estamos en Álava, Burgos o Vizcaya – y todo en un radio de 20 km – El ánimo de justificar su capacidad legislativa les lleva, en muchas ocasiones, a una inflación reglamentista que pone en peligro la unidad de mercado y la seguridad jurídica. De hecho, es conocida una sentencia de un tribunal alemán que entendió no aplicable una legislación fiscal por ser materialmente imposible entenderla.



Me atrevería a preguntar a los votantes de Valdegovía sobre quienes son los diputados o incluso lo junteros que nos representan y estoy seguro que el desconocimiento sería pavoroso. Y otro dato ¿no es paradójico que un 50% de esos parlamentarios no tengan ni siquiera título universitario?



El motivo de esta reflexión no es otro del que cuestionarnos la calidad de nuestra democracia, excepcionalmente baja en mi opinión. Tras más de 30 años de vida democrática va siendo hora de plantearse algunas cosas y me refiero a listas abiertas, sistema mayoritario y transparencia en la financiación de los partidos políticos. Por que no quiero ni pensar lo que puede ser de las pobres clases medias si, como se apunta, entramos en recesión económica. Estamos ya viviendo un auténtico expolio de las clases medias por parte de clases pasivas que han visto en el presupuesto público una forma de vida sin esfuerzo: y a falta de los ingresos provenientes del sector inmobiliario, tendrán que buscarlos en las clases medias.



Como ciudadanos debemos exigir a nuestros representantes políticos un compromiso por el territorio donde han sido elegidos, una presencia cercana a las necesidades de las personas y también, como hacía nuestro diputado irlandés, tomarse un café con los votantes, los representantes sociales y los sectores dinámicos de la sociedad a la que piden el voto una vez cada 4 años. El sistema electoral y de partidos actualmente en vigor ha fomentado precisamente lo contrario. Por tanto, la solución es clara: cambiar el sistema. Cambio que será posible si las clases medias tomamos consciencia y exigimos un cambio de modelo y una profundización en los principios de democracia liberal y representativa.


Comparte este post:

11/08/2010   Alfredo Orive   3 comentario/s

Gracias Alfredo por estos momentos que nos regalas para hacernos reflexionar.
Siempre he pensado que los últimos órganos verdaderamente democráticos que conservamos son las juntas administrativas y las comunidades de vecinos y, la verdad, es que es muy triste. Tenemos junta, ayuntamiento, "cuadrilla", diputación, parlamento autonómico, congreso, senado, etc, etc, etc ... y me siento en un país de desgobierno, de castas insanas para el ciudadano de clase media.
Sobran muchos más de la mitad y hasta que esto no cambie no es que no salgamos de la crisis económica, es que nunca saldremos de la crisis moral, política, civil, etc, en al que estamos inmersos.
Todo está en la filosofía y en la moral, eso que ya todos los políticos han abandonado en pos de su caníval supervivencia, porque podría decir carroñera, pero es más grave porque nos están sacrificando en vida para su sustento.
No debemos dejar de pensarlo y empezar a actuar, estoy contigo Alfredo.

por Yolanda 2010-12-04

Alfredo for President!!

por Gorka 2010-09-15

Me encantaría ver a algún diputado (ni idea cuál de ellos me correspondería...) en mi casa tomando café, pero dudo mucho que ésto ocurriese alguna vez en este país. Me ha gustado mucho el post.

por Gemita 2010-08-11


Categorías del blog

Añadir comentario


Cuanto es 5+3?


Turismo

Otros negocios


© 2009 ADEV · Arquitecto Jesús Guinea 46 · 01426 Villanueva de Valdegovía (Álava)